FANDOM


En esta página se encuentran todos los diálogos de los personajes desbloqueables con los amiibo.

MarthEditar

Texto de escaneoEditar

¡Marth está de visita en tu castillo!

Primer escaneoEditar

Saludos. Soy Marth, príncipe de un reino llamado Altea.

Debes de ser el señor (la señora) del castillo. Encantado de conocerte.

¿Mmm? ¿Quieres saber cómo llegué aquí?

Lo ignoro, aunque me encantaría saberlo a mí también. Me encontraba de viaje...

cuando me pareció que me llamaban por mi nombre...

Lo siguiente que recuerdo, es estar aquí.

Por fortuna tu gente es muy amable, de otro modo estaría en serios apuros.

Si no te molesta, ¿puedo preguntar cómo te llamas?

(Nombre del avatar)... Es un buen nombre, suena reconfortante.

Tu castillo ha sido muy acogedor. A cambio, me gustaría ofrecerte un regalo.

Aquí se da a elegir entre "Un regalo valioso" (Tiara de Marth) y "Un regalo arcano" (Horq. dragón).

Mi más sinceras gracias, (nombre del avatar).

Ahora debo marcharme a explorar el mundo fuera de estos muros.

Creo que el destino que me trajo aquí hará que nuestras sendas se crucen de nuevo.

Segundo escaneoEditar

Nos volvemos a ver, (nombre del avatar).

Mientras viajaba, he reflexionado acerca del mundo del que provengo.

Allá, las batallas se suceden sin cesar y no para reclamar más territorios.

Batallar era la mejor manera de ganar más experiencia y aprender nuevas técnicas.

La victoria y la derrota no importaban tanto como el placer de luchar.

(Nombre del avatar)... Puede que un día te halles en mi tierra, como yo me veo ahora en la tuya.

Por cierto... ¿Eres hábil con la espada?

Aquí se pregunta "¿Eres hábil con la espada?"

Responder "Sí"Editar

¡Ja! Con el aspecto que tienes, ¡no me sorprende!

Yo también he pasado un tiempo considerable entrenando con la espada.

Con suerte, agún día veré cómo te manejas en el campo de batalla.

Puede que en otra ocasión, por hoy ya te he robado mucho tiempo.

Debo proseguir mi viaje. Hasta que nos volvamos a ver, (nombre del avatar)...

¡Oh! Por favor, acepta este presente como agradecimiento. Adiós, por ahora.

En este punto el jugador recibe el accesorio que se obtiene con la respuesta no seleccionada en la pregunta de la conversación del primer escaneo.

Responder "No"Editar

¿De veras? Entiendo... Aunque tu espada parece bastante poderosa.

Debes de ser muy hábil en otras áreas para no haberla tenido que usar.

Me encantaría admirar tales habilidades en la práctica algún día.

Bueno, otra vez será, ya te he robado mucho tiempo por hoy.

Debo proseguir mi viaje. Hasta que nos volvamos a ver, (nombre del avatar)...

¡Oh! Por favor, acepta este presente como agradecimiento. Adiós, por ahora.

En este punto el jugador recibe el mismo accesorio que se obtiene con la conversación del primer escaneo.

Tercer escaneoEditar

Saludos, (nombre del avatar). Es un placer verte de nuevo.

En realidad, hoy vengo a pedirte un favor.

¿Tienes algo de tiempo para practicar?

Como ya te dije, la valía de cada uno se pone a prueba mediante el combate.

Y también mediante el combate se forjan las amistades. ¿Qué opinas?

Prepárate para luchar fuera del castillo. ¡Quiero ver tus habilidades!

En ese momento se desbloquea el combate contra el personaje.

ContiendaEditar

Antes de la batallaEditar

Te estoy muy agradecido, (nombre del avatar). Mucho has de hacer. Aun así, has venido.

Desearía retarte a un duelo heroico. No te contengas.

¿Sabes?, cada vez que empuño mi arma, ¡siento que soy dueño de mi destino!

Marth contra cualquier unidadEditar

¡No te refrenes! ¡Quiero saber qué nos convierte en verdaderos héroes!

Al ser derrotadoEditar

Bien hecho... La victoria es tuya...

Después de la batallaEditar

Marth: ¡Hemos terminado, (nombre del avatar)! He visto lo que quería ver: tu victoria.

Marth: Lo que eres capaz de realizar junto a tu equipo es verdaderamente impresionante.

Avatar: Gracias. Ha sido un honor para mí.

Marth: Um... Hoy he aprendido mucho en este campo de batalla.

Marth: Me preguntaba si... ¿podría unirme a tus filas?

Avatar: Pero ¡seguro que tienes tus propias aventuras a las que dedicarte!

Marth: Claro, pero no se me ocurre mejor aventura que viajar contigo.

Marth: ¿Puedo entonces unirme a ti?

Avatar: No hace falta ni que preguntes. ¡Será un honor para nosotros que nos acompañes!

Marth: Mi espada es tuya, tu causa es la mía.

Marth: Me uno, pues, a tu bando, (nombre del avatar). ¡Ahora somos compañeros de armas!

Seguidamente se pregunta si el jugador quiere reclutar a Marth. De aceptar, pasará a ser una unidad más de su ejército, y de rechazar no lo hará.

Cuarto esceneo y posterioresEditar

¿Todos hacen algo en el castillo? ¡Entonces yo también contribuiré!

Como encargado de la tienda de accesoriosEditar

¿Hay algún accesorio que te haya llamado la atención?

Como encargado de las armeríasEditar

Ansío el día en que las armerías dejen de ser necesarias.

Al regresar al menú principal de las tiendasEditar

Si necesitas algo más, házmelo saber.

IkeEditar

Texto de escaneoEditar

¡Ike está de visita en tu castillo!

Primer escaneoEditar

Yo soy Ike, de los mercenarios de Greil. ¿Has oído hablar de mí?

¿Eres el señor (la señora) del castillo?

Umm... Pareces muy fuerte.

Oh, suelta el arma, no he venido aquí a luchar contigo.

Iba de viaje cuando un haz de luz me golpeó.

De repente, me vi aquí; sin tener ni idea de qué me raptó.

Dime, ¿cómo te llamas?

¿(Nombre del avatar), dices? Qué buen nombre.

Ya he hablado con algunos amigos tuyos... Me han contado un poco acerca del lugar.

Hasta me ofrecieron de comer. Parece que en todos lados hay gente buena.

Quisiera mostrar mi agradecimiento con un regalo, si lo aceptas, claro...

Aquí se da a elegir entre "Una armadura resistente" (Hombrera Ike) y "Una armadura llamativa" (Hombrera Yune).

Gracias por tu hospitalidad, (nombre del avatar), ha sido un placer conocerte.

Tu mundo parece muy interesante, así que voy a marcharme a explorarlo.

No sé cómo, pero sospecho que volveremos a encontrarnos. Hasta entonces, adiós.

Segundo escaneoEditar

¡Hola, (nombre del avatar)! Aquí estoy de nuevo en tu castillo.

Es raro, pero me alegro de verte. He estado viajando por estas tierras...

Y he visto que este mundo está lleno de dignos oponentes.

He oído historias de fuertes jefes tribales y familias reales con poderes especiales.

Claro que también me he encontrado con la gentuza de siempre: piratas, bandidos...

Combatí contra todos, pero no fueron dignos adversarios.

¡Lo que hubiera dado por un buen enfrentamiento!

De donde yo vengo, estos combates eran constantes. Echo de menos el desafío.

No es el más heroico de los motivos, pero, a fin de cuentas, soy un mercenario.

Dime, ¿qué opinas, (nombre del avatar)?

¿Aspiras a la paz o disfrutas cuando te mides con enemigos poderosos?

Aquí se pregunta "¿Buscas la emoción de la batalla?"

Responder "Sí"Editar

Ah, me gusta, aunque el amor por la batalla es inusual en la realeza.

Desde el momento que te vi, supe que eras una persona extraordinaria.

Si los tiempos que corren fueran otros, seguro que hubiéramos sido dignos rivales.

Gracias de nuevo por haberme recibido en tu castillo.

Por favor, acepta esto, te ayudará en tu empresa.

Espero que nos veamos pronto y que nuestros aceros puedan encontrarse.

Y entonces veremos quién de los dos es con certeza el más fuerte.

En este punto el jugador recibe el accesorio que se obtiene con la respuesta no seleccionada en la pregunta de la conversación del primer escaneo.

Responder "No"Editar

Ajá... Ya veo.

Probablemente, esa sea la mejor actitud para alguien de tu posición.

La realeza no debería ansiar la guerra del mismo modo que un mercenario como yo.

Espero que seas fiel a ese deseo de paz y no ansíes el poder.

Gracias de nuevo por haberme recibido en tu castillo.

Por favor, acepta esto, te ayudará en tu empresa.

Espero que nos veamos pronto y que nuestros aceros puedan encontrarse.

Y entonces veremos quién de los dos es con certeza el más fuerte.

En este punto el jugador recibe el mismo accesorio que se obtiene con la conversación del primer escaneo.

Tercer escaneoEditar

Nos volvemos a ver, (nombre del avatar).

Ansiaba que pasara. Pero este encuentro no debería tener lugar aquí.

Ya que ahora vamos a enfrentarnos para averiguar quién de los dos es más fuerte.

Nuestra lucha será fuera de este castillo, ¡en el bosque!

Ahora, tómate el tiempo que necesites para prepararte.

Y cuando hayas reunido el valor suficiente, ven a buscarme.

De donde yo provengo, constantemente me enfrentaba a los más poderosos.

No era por puro salvajismo, sino la manera de probar las propias habilidades.

Así que, cuando luchemos, solo uno será el vencedor.

Ahora, (nombre del avatar), prepárate para luchar. Nos encontraremos fuera de estos muros.

En ese momento se desbloquea el combate contra el personaje.

ContiendaEditar

Antes de empezar el combateEditar

¡Nuestros caminos se vuelven a cruzar! ¡Ja! ¿Listo para batirte en duelo?

Si tal es el caso, arremete contra mí con toda tu furia; y con más, si cabe.

Te aviso, de pusilánime tengo poco, así que ¡más te vale darlo todo!

Ike contra cualquier unidadEditar

Has acudido a la llamada. ¡Voy a ofrecerte un duelo que jamás olvidarás!

Al ser derrotadoEditar

Me he esforzado al máximo... y aun así, has ganado...

Tras concluir el combateEditar

Ike: Eres muy tenaz, (nombre del avatar). Tú y todo tu grupo.

Ike: Justo lo que esperaba. Así que...

Ike: He decidido que me voy a unir a vosotros.

Avatar: ¿Que te vas a unir a nosotros?

Ike: Sí. Pondré mi espada al servicio de tu causa.

Avatar: ¡No puedo creerlo!

Ike: ¿Eh? No sé de qué te sorprendes.

Ike: Siempre estoy al acecho de experiencias que afilen mi espada.

Ike: E intuyo que la senda que recorres es tortuosa. Puedo serte útil.

Avatar: Tan solo buscas luchar contra enemigos poderosos, ¿no es así?

Ike: Está bien, ¡me has pillado! En cualquier caso, mi oferta sigue en pie.

Avatar: Gracias. Todos podemos aprender de un valiente guerrero como tú.

Ike: Me alegra hacer equipo contigo. Haré todo lo que pueda para protegeros a todos.

Seguidamente se pregunta si el jugador quiere reclutar a Ike. De aceptar, pasará a ser una unidad más de su ejército, y de rechazar no lo hará.

Cuarto esceneo y posterioresEditar

Vengo a echar una mano en el castillo. Encantado de poder ayudar.

Como encargado de la tienda de accesoriosEditar

¡Cuidado! No te gustaría ir cargado de peso a la batalla.

Como encargado de las armeríasEditar

Estas armas están forjadas por expertos. Yo doy fe de ello.

Al regresar al menú principal de las tiendasEditar

¿Eso es todo

LucinaEditar

Texto de escaneoEditar

¡Lucina está de visita en tu castillo!

Primer escaneoEditar

¿Qué? ¿Dónde estoy? ¿Quién eres?

Quizá sea oportuno que nos presentemos. Me llamo Lucina.

¿Eres el señor (la señora) del castillo?

Tú y todos los demás aquí parecéis gente muy amable.

¿Eh? ¿Que de dónde soy? No de por aquí.

Lo último que recuerdo es a mis amigos aplaudiendo... ¡y de repente aparecí aquí!

Pero tengo experiencia explorando lugares desconocidos. ¡Me gusta!

Se me han calmado los nervios con solo ver tu expresión amigable.

¡Oh! ¡No tengo modales! No te he preguntado cómo te llamas...

¿(Nombre del avatar)? Qué bonito nombre, transmite mucha tranquilidad.

Déjame que te haga un regalo de agradecimeinto por la hospitalidad.

Quizá algún accesorio. ¿Cuál prefieres?

¿Uno fantástico o... este otro?

Aquí se pregunta "¿Qué regalo quieres?" y se da a elegir entre "Un accesorio fantástico" (Sombrero oso) y "Este otro accesorio" (Mariposa).

Muchas gracias de nuevo por tu cálida bienvenida, (nombre del avatar).

Espero que vuelvas a invitarme en el futuro.

Hasta pronto, amigo (amiga).

Segundo escaneoEditar

¡Oh, (nombre del avatar)! ¡Qué bueno volverte a ver!

Estoy segura de que oí tu voz llamándome... y aquí estoy.

Qué extraño... es como si oír tu voz me hubiera señalado el camino hasta aquí.

Debe de haber algún tipo de vínculo especial que nos una. ¡Qué maravilla!

Lo lamento... pero debo hacerte una pregunta seria, amigo (amiga).

Mi padre una vez dijo que tales vínculos tienen más valor que los augurios de futuro.

Con tan fuerte vínculo, casi nada es imposible.

¿Tú qué opinas? ¿Son los vínculos personales más poderosos que el destino?

Aquí se pregunta "¿Es la amistad más poderosa que el destino?"

Responder "Sí"Editar

¿De verdad? ¡Yo pienso lo mismo!

Puede que por eso sienta esta conexión tan fuerte contigo.

(Nombre del avatar), si alguna vez te aplasta el peso del destino...

Haré todo lo que esté en mi mano para cambiarlo.

¡Oh! Vaya, te he soltado un buen sermón, ¿a que sí?

Espero que podamos hablar de nuevo. Seguro que tendré mucho que decirte.

Me interesa muchísimo ver cómo tú y tus aliados peleáis en batalla.

¡Oh, sí! Hoy te traigo otro regalo, seguro que te encanta.

Hasta pronto, amigo mío (amiga mía).

En este punto el jugador recibe el accesorio que se obtiene con la respuesta no seleccionada en la pregunta de la conversación del primer escaneo.

Responder "No"Editar

Interesante. Entonces es que crees firmemente en el destino.

Por lo que he visto hasta ahora, seguro que el destino te depara un futuro maravilloso.

Espero poder llegar a ver ese futuro contigo.

Con gusto te ayudaré en lo que pueda.

¡Oh! Vaya, te he soltado un buén sermón, ¿a que sí?

Espero que podamos hablar de nuevo. Seguro que tendré mucho que decirte.

Me interesa muchísimo ver cómo tú y tus aliados peleáis en batalla.

¡Oh, sí! Hoy te traigo otro regalo, seguro que te encanta.

Hasta pronto, amigo mío (amiga mía).

En este punto el jugador recibe el accesorio que se obtiene con la respuesta no seleccionada en la pregunta de la conversación del primer escaneo.

Tercer escaneoEditar

Lo siento, (nombre del avatar), pero creo que es la hora de poner a prueba nuestro vínculo.

Me refiero al campo de batalla, obviamente.

De donde vengo, las batallas solían ser rápidas y violentas.

Así llegamos a ser buenos guerreros.

Y además, se reforzaban los vínculos que nos unen.

Enfrentémonos en el campo de batalla, (nombre del avatar).

Ha llegado la hora de poner a prueba nuestra amistad.

Si lo deseas, reúnete conmigo fuera de estos muros.

ContiendaEditar

Antes de empezar el combateEditar

Gracias por haber venido, (nombre del avatar). Te lo agradezco.

¿Qué te parece si empezamos? Espero que hagas que este duelo sea memorable.

Te prometo que yo haré lo mismo.

Lucina contra SelenaEditar

Lucina: ¿Qué? ¿Eres tú, Severa?

Selena: ¡Ah! ¡¿Lucina?! ¡¿Qué haces aquí?!, digo... ¡¿en este mundo?!

Lucina: Fue una cosa verdaderamente extraña, en serio. Oí una llamada misteriosa...

Lucina: Entonces, de repente, dejé de estar donde estaba y aparecí aquí.

Selena: ¿Eh? Pues sí que es raro... No me estarás ocultando algo, ¿verdad?

Selena: ¡Ey! ¿Dónde están todos los demás? ¿También han venido?

Selena: Um, espera.

Lucina: ¿Qué? ¿Sucede algo, Severa?

Selena: No eres... la Lucina que yo conozco. Eres idéntica a ella, pero...

Selena: ¿Qué tipo de estratagema es esta? ¿Trabajas para nuestros enemigos?

Selena: No... Retiro lo que acabo de decir. Sé que eres una especie de Lucina...

Lucina: ¿Eh? Eso no tiene ni pies ni cabeza. A ver, ¿puedes repetirlo, Severa?

Selena: Da igual. Ya he luchado contra seres que se parecían a amigos míos...

Selena: En mi sitio real de origen, quiero decir...

Selena: De momento, prepárate para luchar. Lucina o no, ¡te voy a noquear!

Lucina: ¡Qué cosas dices, Severa!

Selena: ¡Ja! Hace mucho que nadie me llama así.

Selena: Pero a partir de ahora vas a utilizar el nombre que uso aquí...

Selena: ¡Selena! ¡Que no se te olvide!

Lucina contra OdínEditar

Odín: No puede ser... ¡¿Lucina?! ¡¿Se puede saber qué haces por estos lares?!

Lucina: ¡¿Qué?! ¿Owain? ¡Menuda sorpresa verte por aquí!

Odín: ¡Guau! ¡Calla! Aquí no utilizo ese nombre, aquí soy Odín.

Odín: Mira que colarte en este mundo... ¡como en los viejos tiempos!

Odín: Típico de ti, Lucina...

Odín: Um... Qué extraño.

Lucina: ¿Eh? ¿Qué sucede?

Odín: ¿Que qué sucede? He abierto los ojos: ¡tú no eres la Lucina que yo conozco!

Lucina: ¿Ya estás con tus teatros? También es típico de ti, Owain. Digo... Odín.

Odín: (...)

Odín: Muy bien, parece que me conoces y parece que yo a ti también.

Odín: De momento, me conformaré con eso. En cualquier caso...

Odín: Te pediré que no vuelvas a meter la pata con el asunto de mi nombre.

Odín: En este mundo soy un poderoso héroe envuelto en un manto de oscuridad.

Odín: Mis enemigos tiemblan al oír mi nombre completo: ¡Odín en Destructor!

Odín: Que no se te olvide este nom...

Lucina: Eso mismo, Owain. Y bien, ¿has puesto nombre a otros ataques especiales?

Lucina: ¡Hace la tira que no veo tu ataque de las Piedras Sagradas! ¡Era la monda!

Odín: ¡Arg! ¡¿Qué tal si dejas que termine mi grandiosa presentación?!

Lucina contra LaslowEditar

Laslow: ¿Eh? Qué ven mis ojos, ¡una bella doncella se encuentra en la proximidad!

Laslow: ¿Deseáis conversar? Qué tal si vamos a dar un paseo, solos vos y yo.

Lucina: ¡¿Íñigo?!

Laslow: ¿Eh? ¡¿Lucina?!

Lucina: ¡La misma! ¡Sí! ¡Soy yo! Pero ¿por qué estás en este mundo?

Laslow: ¿Por qué? ¡Lo mismo podría preguntarte yo a ti!

Laslow: Por cierto, ¿podrías hacer el favor de dejar de llamarme por ese nombre?

Lucina: Sigues siendo un hombre de intriga, ¿eh? No has cambiado ni un ápice.

Lucina: Y que me hayas propuesto un paseo romántico resulta muy halagador.

Lucina: Deja que te diga algo. Si ganas, de buen grado iré contigo.

Laslow: Umm... ¿En serio, Lucina? No estarás jugando conmigo, ¿no?

Laslow: Está bien, me ganaré ese paseo limpiamente.

Laslow: Tengo unas cuantas preguntas que quisiera hacerte en privado.

Laslow: ¿De veras eres la Lucina que conozco? Eres igual de bella que ella...

Lucina: ¿Cómo? No te he oído bien.

Laslow: No tiene importancia. ¡Prepárate, bella y misteriosa doncella!

Lucina contra cualquier unidadEditar

Muéstrame tu forma de impartir justicia. ¡No me hagas esperar más!

Al ser derrotadaEditar

Me cuesta creerlo... ¡Qué fuerza!

Tras concluir el combateEditar

Lucina: La victoria es tuya, (nombre del avatar).

Lucina: Sabía que tenías mucho talento.

Avatar: Gracias, has sido una digna adversaria. Ha llegado el momento de despedirnos.

Lucina: Bueno, de eso quería hablar. Tengo una petición.

Avatar: ¿Eh? ¿Una petición?

Lucina: Sí. Deseo unirme a tu ejército.

Avatar: ¿Quieres unirte a nosotros? ¿Por qué?

Lucina: Verás... Cada vez que hablo contigo, siento más y más ganas de ayudarte.

Lucina: Siento curiosidad por saber qué te depara el futuro. Te ayudaré a lo largo del camino.

Avatar: Vaya, me honras, pero quizá no te guste hacia dónde nos lleva nuestro destino.

Avatar: Aun así, ¿quieres unirte a nosotros?

Lucina: ¡Por supuesto! Esta batalla me ha abierto los ojos. Tus tropas defienden la justicia.

Avatar: Entiendo. En ese caso, eres bienvenida, Lucina. Ahora eres de los nuestros.

Lucina: Gracias. ¡Prometo esforzarme para estar a la altura!

Seguidamente se pregunta si el jugador quiere reclutar a Lucina. De aceptar, pasará a ser una unidad más de su ejército, y de rechazar no lo hará.

Cuarto esceneo y posterioresEditar

Todos se turnan para trabajar en el castillo. Por favor, ¡deja que yo también ayude!

Como encargado de la tienda de accesoriosEditar

Mmm... ¡Nadie me pide consejo para comprar accesorios!

Como encargado de las armeríasEditar

No soy la que más sabe de armas, pero haré todo lo que pueda para ayudarte.

Al regresar al menú principal de las tiendasEditar

¿Puedo ayudarte en algo más?

DaraenEditar

Texto de escaneoEditar

¡Daraen está de visita en tu castillo!

Primer escaneoEditar

¡¿Dónde?! ¡¿Qué?!

¿Quién eres? Esto no es... Espera, ¿dónde estoy?

Tú, por favor, ¡dime dónde estoy y cómo he llegado aquí!

¿Eh? ¿Que quién soy?

Umm... Esa es una buena pregunta. Ojalá lo supiese.

Oh, espera. Ya me acuerdo. Me llamo Daraen.

Perdóname, estoy desorientado. Estaba inmerso en una batalla antes de llegar aquí.

Estaba lanzando por los aires a los enemigos... ¿o me lanzaban ellos a mí?

Umm... No es la primera vez que me desmayo por ahí...

Aunque no lo creas, me consideran un buen estratega...

Oh, y ahora te toca a ti... ¿Quién eres?

¿(Nombre del avatar)? Me encargaré de no olvidarlo.

Muchas gracias por ayudarme a levantarme.

No sabes cuánto agradezco tu ayuda. Debería ofrecerte un regalo.

Tengo un artículo al que suelo recurrir para crear nuevas tácticas...

Y también tengo esta otra cosa. No sé de dónde la he sacado.

Jamás la había visto antes. Bueno, o eso creo...

Aquí se pregunta "¿Qué regalo quieres?" y  se da a elegir entre "El regalo de buen uso" (Libros Daraen) y "Algo Misterioso" (Pluma dragón).

Gracias otra vez por haberme ayudado a orientarme, (nombre del avatar).

Qué extraño. Es la primera vez que nos vemos. Pero hay algo familiar en ti.

Bueno, he de partir. Me gustaría explorar este mundo un poco.

Puede que aprenda un par de cosas que añadir a mis estrategias.

Segundo escaneoEditar

Hola, aquí me tienes de nuevo, (nombre del avatar). Me alegro de volverte a ver.

He aprendido mucho desde la última vez. Tu mundo es... interesante.

Las batallas son especialmente cruentas. Es bastante alarmante.

La gente de este mundo parece estar habituada a este tipo de conflictos.

Yo estoy habituado a luchar, pero esto parece ser una guerra eterna.

Aunque... creo haber pasado por lo mismo en otro lugar...

Oh, (nombre del avatar), tengo una pregunta.

Si supieras que dando la vida salvarías al mundo, ¿lo harías?

Aquí se pregunta "¿Te sacrificarías?"

Responder "Sí"Editar

Ah, ¿lo harías? Eres bastante altruista... Creo que hubiera elegido la misma opción.

Pero... Me parece que es importante que tengas en cuenta a los que te quieren.

Tu sacrificio causaría sin duda mucho dolor a los tuyos.

Tenlo en cuenta si alguna vez te encuentras en tal situación...

Discúlpame, no sé por qué he empezado a hablar de eso.

Me gustaría darte esto por haberme escuchado tan pacientemente.

Dale buen uso. Hasta la próxima, amigo (amiga).

En este punto el jugador recibe el accesorio que se obtiene con la respuesta no seleccionada en la pregunta de la conversación del primer escaneo.

Responder "No"Editar

Ya veo... Sí, es el precio más alto que se pueda pagar.

Siempre he intentado diseñar planes que no le cuesten la vida a nadie.

Una vida está conectada con muchas otras, y una muerte es devastadora para todas.

Es algo a tener en cuenta a la hora de tomar decisiones.

Discúlpame, no sé por qué he empezado a hablar de eso.

Mmm. Me gustaría darte esta pluma. Ni siquiera es mía.

Tengo la sensación de que quiere quedarse contigo. Aquí tienes, toda tuya.

Seguiré con mis viajes, seguro que nos volvemos a ver.

En este punto el jugador recibe siempre una "Pluma dragón" independientemente de la respuesta escogida en la anterior conversación.

Tercer escaneoEditar

Bien, (nombre del avatar)... Te he estado esperando.

He tenido la oportunidad de hablar con los que aquí viven.

Tus aliados te respetan mucho y valoran tus habilidades...

Es inusual que alguien de la realeza se ocupe de sus propias tácticas.

Si te parece bien, me gustaría ver cómo te desenvuelves en el campo de batalla.

Quisiera ver quién es mejor estratega. ¿Tienes tiempo para descubrirlo?

Podemos hacerlo fuera de estos muros.

Estoy hablando a los combates rápidos, pero aquí primará la estrategia.

Por favor, acepta mi desafío. Ven a verme cuando estés preparado (preparada).

En ese momento se desbloquea el combate contra el personaje.

ContiendaEditar

Antes de empezar el combateEditar

Muy bien. Gracias por aceptar mi invitación, (nombre del avatar).

He estado pensando en varias tácticas que podría emplear contra tu ejército.

He de confesar que, en el mundo al que pertenezco, la fuerza bruta suele vencer.

Así que agradezco cualquier distracción; haré de estratega, como solía hacer.

¿Todo listo? Pues ¡que nuestras tácticas se enfrenten en el campo de batalla!

Daraen contra SelenaEditar

Selena: Um... ¿Qué pasa aquí? ¡Tú! Espera un segundo... ¡¡Guau!!

Daraen: ¿Eh? ¿Por qué me estás mirando tan fijamente? ¡Luchemos!

Selena: (...)

Daraen: ¿Eh? Venga, ¿vamos a luchar o no?

Selena: Um... Sí, ten paciencia. Estoy lista para aplastarte.

Selena: Pero pensaba que te conocía, eso es todo.

Selena: ¿Cómo osas disfrazarte de alguien que no eres? ¡Menuda farsa!

Daraen: ¿Qué? ¿Estás loca? ¿O es esta una estratagema para que baje la guardia?

Daraen: Si vas a jugar sucio, mejor anular esta batalla.

Selena: ¡Ni lo sueñes! No vas a cancelar nada.

Selena: Sobre todo ahora que sé que no estás de mi lado.

Selena: Pon toda la carte en el asador, porque yo prometo hacer lo mismo, ¡impostor!

Daraen contra OdínEditar

Odín: ¡No puede ser! ¡¿Eres tú... de verdad?!

Daraen: ¿Te conozco?

Odín: Creo que no. ¿O sí? Estaba claro hace un instante, pero se ha tornado turbio.

Odín: Tu apariencia me resulta familiar, también tu rostro...

Odín: Incluso tu aura despierta en mí un recuerdo del pasado. Y, aun así...

Odín: Um, ¿de verdad que no me conoces?

Daraen: Perdón, mis recuerdos están borrosos. Me acordaría de alguien... como tú.

Daraen: Pero ¡quizá puedas refrescar mi memoria luchando contra mí!

Odín: Pfff...

Daraen contra LaslowEditar

Laslow: (...)

Daraen: ¿Qué sucede? ¿Has perdido el interés en este combate?

Laslow: No, solo estaba tomándome un respiro para observar a mi contrincante.

Laslow: Prosigamos. Aunque no creo poder darlo todo si me enfrento... a ti.

Daraen: ¡Vaya cuento! Pero a mí no me tomas el pelo. No es más que un ardid, fijo.

Laslow: ¡Ja! Has adivinado mis intenciones, como si me conocieses desde siempre.

Laslow: (...)

Laslow: (Debo hacerlo... Vieja amistad o no...)

Laslow: (¡He de darlo todo en este combate!)

Daraen contra cualquier unidadEditar

¿Quién de nosotros tiene la ventaja táctica? Averigüémoslo ¡de inmediato!

Al ser derrotadoEditar

¡No! Estaba convencido de que esto terminaría en... jaque mate...

Tras concluir el combateEditar

Daraen: Tu estrategia era mucho mejor que la mía, (nombre del avatar). Estoy impresionado.

Avatar: Gracias, Daraen.

Daraen: Tengo la impresión de que nuestras almas son gemelas, aunque tú seas más fuerte.

Daraen: Reconozco que te tengo envidia. Desde el principio, estabas muy seguro de ti mismo.

Daraen: Debería haberme preparado mejor.

Avatar: Por favor, Daraen. No es necesario.

Daraen: ¡Ey, (nombre del avatar)! ¿Permitirías que me uniera a tu causa?

Avatar: ¿No tienes otras aventuras pendientes?

Daraen: Sí. Pero bien parece que siempre acudo a la llamada del fragor de la batalla.

Daraen: Me alegra poder viajar una temporada con alguien que piensa como yo.

Daraen: Además, me encantaría estudiar tus métodos estratégicos.

Daraen: Me pongo en tus manos. Seré un peón en tu tablero.

Daraen: Soy estratega, pero sé desenvolverme en un combate. Tal vez te venga bien mi ayuda.

Avatar: Por supuesto, cuantos más seamos, mejor. Está decidido: bienvenido, Daraen.

Daraen: Vale. Gracias.

Daraen: Qué extraño. De algún modo, este momento me resulta... muy familiar.

Daraen: ¡No hay nada como unirse a un nuevo grupo de amigos en el campo de batalla!


Seguidamente se pregunta si el jugador quiere reclutar a Daraen. De aceptar, pasará a ser una unidad más de su ejército, y de rechazar no lo hará.

Cuarto esceneo y posterioresEditar

Tus aliados se encargan del castillo. ¡A mí también me gustaría ayudar!

Como encargado de la tienda de accesoriosEditar

Algunos de estos accesorios suponen una ventaja táctica... O eso he oído.

Como encargado de las armeríasEditar

Es impresionante, ¡estas armas jamás se desgastarán!

Al regresar al menú principal de las tiendasEditar

¿Eso era todo lo que querías? Si hace falta algo más, solo tienes que avisarme.

TodosEditar

Ninguno de los personajes dice nada tras ser derrotado.

Al subir de nivelEditar

No tienen ningún diálogo verbal, pero como texto únicamente puede aparecer una de estas opciones, según la cantidad de parámetros que mejoren.

  • (...)
  • (!)
  • (!!)
  • (!!!)

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar